martes, 19 de enero de 2010

Lo que detesto del trabajo

No es bueno quejarse del trabajo, menos en estos tiempos cuando tener trabajo es motivo suficiente para estar feliz ya que los índices de desempleo se dispararon desde el año pasado. Pese a todo esto no puedo evitar quejarme, pues en verdad me chocan las soluciones de parche. Es dificil predecir las necesidades futuras de una empresa, pero no es la primera vez que tengo que implementar soluciones temporales a fin de llevar líneas telefónicas a lugares donde no se pensó que sería necesario.


Resulta que debido a movimientos estratégicos de la empresa, una sala de juntas tuvo que ser adaptada como oficina para albergar a 7 personas; en tal zona solo había un nodo para conectar un teléfono, cuando era requerido conectar 7; de cada nodo se pueden sacar 4 líneas, pero yo solo tenía uno, así que tuve que convertir un nodo de red en uno de teléfono para así obtener 8 líneas telefónicas. Al final todo quedó como debía, pero es en esos momentos cuando me doy cuenta de cuán importante es tener una visión bastante amplia para poder predecir la necesidad de ciertos recursos que en  primera instancia creemos que no serán necesarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario