miércoles, 7 de abril de 2010

Sanando viejas heridas


Hace 3 semanas, Camila, mi mascota, se lastimó la pata trasera derecha, estábamos jugando con ella cuando de repente echó un alarido y se fué con la patita colgando; yo me espanté mucho y corrimos a llevarla al venterinario, total que para no hacer el cuento largo, le tomaron placas y dijeron que lo que pasó mientras jugábamos era resultado de un daño crónico que tenía de  mucho tiempo atrás, algo delicado pues su "rotula" canina está desviada, tal desviación provocó que poco a poco su tibia se fuera encorvando. Fue recetada y nos pidieron bajarla de peso, y en base  a eso  se iría evaluando su mejora para determinar si es necesario cambiar el tratamiento, o en el peor de los casos hacer cirugía. Hasta hoy creo que va bien, ya no renquea y recuperó las ganas de jugar y duerme placenteramente sobre un edredón que ella misma desdobló para echarse encima.

1 comentario:

  1. espero ke cami este mejor... ke weno ke se dieron cuenta ahora de la desviacion de su hueso xq kizas depsues hubiera sido peor.. cuidala muxo y slaudos para ti

    ResponderEliminar