jueves, 30 de septiembre de 2010

Un poco de estrés no hace daño

Hay momentos en la vida en los que las cosas que hacemos, ya sea en el trabajo o en nuestra vida personal  llegan a ser tan pasivas, tranquilas o monótonas, que cuando recibimos una inyeccion de estrés, en vez de resultar en algo dramático o negativo, llega a ser algo muy positivo porque le da frescura y un toque de vitalidad a aquello que de repente nos llega hasta aburrir. No digo que vivir con estrés sea algo deseable, pero puede resultar bienvenido cuando se manifiesta a través de nuevos retos que nos obligan a exigirnos un poco más de lo que normalmente hacemos o sabemos, ya que luego de esos momentos estresantes que nos ponen a prueba, se puede llegar a experimientar la satisfacción que hacía tiempo no sentíamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada