miércoles, 15 de septiembre de 2010

A víspera del bicentenario de la independencia de México



México es un gran país, es el lugar donde vivo, es mi patria, y soy feliz de ser mexicana; me gusta ser parte de un país con tanta bio diversidad y con tanta cultura; el día de hoy estamos a vísperas de cumplir 200 años de libertad, 200 años de que comenzó el movimiento independentista que consolidó a nuestra tierra como un país libre y soberano y los festejos no se han hecho esperar desatando el fervor nacional, pero a pesar de todo esto, a pesar de todo lo rosa y todo lo bello que me gusta de mi nación, me deprime, me entristece la inseguridad que a ultimas fechas se ha venido presentando, precisamente en uno de los estados de la república no se llevarán a cabo las festividades a motivo del bicentenario, y esto por los altos niveles de inseguridad que hay en las calles. Me da tanto coraje que en algunas carreteras es peligroso circular porque se dan retenes falsos para asaltar a los conductores y quitarles sus coches o porque de repente en plena calle y a plena luz del día se desatan balaceras entre narcotraficantes  y policías dejando atrás un daño colateral que en mayor o menor medida nos afecta a todos, me da coraje que los grupos criminales tienen en sus filas a hombres cada vez mas jóvenes, niños que participan en delitos graves, asesinatos, secuestros, violaciones, narcotráfico, con todo esto, hasta me da miedo ir a celebrar, y a fin de cuentas ¿ a celebrar qué?, ¿cómo puedo celebrar algo por lo que ya no adolecemos mientras los problemas actuales golpean duramente a la sociedad?, me duele decir ¡Viva México! mientras todo esto pasa, a decir verdad,  somos un país independiente, una república, pero ahora somos esclavos de la injusticia, esclavos de la inseguridad...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada