miércoles, 12 de enero de 2011

Superando la frustración

Generalmente a todos nos gusta tener las cosas bajo control, pero hay ocasiones en las que de plano pasa algo que se va de nuestras manos o que nos saca de quicio haciéndonos desesperar  y sentirnos frustrados, pero lo peor de todo no es eso, el problema es cuando nos sentimos desesperados y quisieramos hacer algo para acabar con la frustración, pero hay alguien cerca de nosotros que nos obliga a guardar la compostura. Así me sentí yo el 31 de diciembre, frustrada y desesperada, y ni si quiera pude hacer mi berrinche para tranquilizarme porque la novia de mi hermano estaba ahí observándome. Resulta que para la fiesta de fin de año me ofrecí en preparar un pastel de frutas, como el que había hecho para Navidad, solo que esta vez debería de ser un pan mas grande pues era para más personas, y la verdad tenía algo de tiempo que no hacía un pastel tan grande que no recordaba la temperatura exacta que debería de emplear. Ese día todo se complicó, se supone que llegaría a casa de mi madre para preparar el pastel a las 6 de la tarde, y llegué a las 7:45 (gajes del oficio), y se supone que debríamos estar en la cena entre 9 y 9:30 de la noche, y llegamos casi a las 11, porque el pan nomás no terminaba de hornearse, y al final ya se me estaba quemando; al llegar la hora de desmoldar, me llevé la sorpresa de mi vida, TODA la base del pan estaba quemada, y los contornos también, y de pilón la parte de arriba se veía demasiado dorada, me quise morir porque no tenia betún ni nada para cubrir, así que tuve que quitar la base quemada así como los lados con un cuchillo y pues tomando valor, me fui así con mi pan, afortunadamente la cena era entre familia, y el pan estaba riquísimo, un poco reseco por lo recalentado, pero de muy buen sabor, pero la verdad ya no veia mi suerte, me sentí incomodísima sintiendo la mirada de mi cuñada en cada cosa que yo hacía, y aun recuerdo el lamentó que dio cuando vio mi pan quemado, pero ni modo, me tuve que tragar mi trauma y ver la manera de rescatar el pastel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario