domingo, 8 de abril de 2012

Cuando yo era niña...

No recuerdo a que edad aprendí a leer, tendría 4 o 5 años cuando mi papá me enseño a hacerlo, aun iba en el jardín de niños. Desde entonces, y no se por que razón me gustaba escribir, recuerdo que me robaba las hojas de máquina de mis hermanos y jugaba a que tenía mi propia revista o mi periodiquito, aun recuerdo que tenía mi sección de "Lo chusco" en donde inventaba mis propios chistes, aunque claro, a esa edad no creo que fueran los más graciosos. 

Y así como me gustaba escribir, me encantaba leer, tenía muchos cuentos y me fascinaba que mi papá nos llevara a la casa de la cultura a la feria del libro, aun guardo muchos de esos cuentos, otros se los llevó mi hermano que es profesor de primaria, y creo que los regaló, no supe que pasó pero me dolió mucho perderlos y hasta la fecha voy de bazar en bazar intentando encontrar alguno de ellos usado.

Así como mis cuentos, todo aquello que yo dibujé o escribí de niña se perdió, en ese tiempo nuestro calentador de agua usaba papel periódico y muchas de mis cosas sirvieron para llevar agua caliente a la casa. Me habría gustado mucho tener esos recuerdos de mi infancia, que hoy en día son solo una imagen desvanecida.

En mi adolescencia también leí y escribí mucho, sufrí un tanto de depresión de adolescente que me inspiraba a escribir, afortunadamente esos escritos sí los conservé, y el otro día me encontré con un poema que cada que lo leo me hace recordar las horas de tristeza que me inundaban en esa época, hoy se los quiero compartir para que conozcan una etapa de mi vida que estuvo un tanto opacada por esas sensaciones negativas, ya saben, a esa edad todo es un drama.

A veces

Hay veces que no quiero ni siquiera hablar
y me pierdo en mi santuario puro y virginal
es preciso pronto la respuesta hallar
para hundir mi pena y la gloria probar.


Es duro y dificil disfrutar así
cuando ni la vida sabe motivar
la tardes son negras y la noche gris
ya no hay lunas claras como el manantial.

Ni el eco dormido de la risa hallé
cuando por las noches busqué un porvenir
me derrumbo sola y aún no se por qué
¿será por el día en que te perdí?

No encuentro respuesta a mi loca ansiedad

siento que la vida se burla de mi
la desesperanza de mi lado está
¡no quiero perderme en un hoyo gris!


Esta tarde escribo sin fanfarronear
de veras no aguanto más estar así
tal vez me hace falta dos ríos llorar
y encontrar la calma que ayer conseguí.


Si no encuentro luz me derrumbo aquí
si encuentro una causa podré sotener
la pena se irá de una vez de mi
la dicha vendrá en el amanecer.

Alezhi

9 comentarios:

  1. Que lindos tiempos, también aprendi a leer a los 4 años, pero fue mi madre la que me enseñó desde entonces me hice adicta a la lectura...un placer rememorar esos tiempos contigo, guapa.

    besos y abrazos, gracias por siempre leerme, felices pascuas y buenos deseos :)

    ResponderEliminar
  2. Tampoco conservo dibujos ni escritos de cuando era niña, aunque sé que durante mucho tiempo mi madre guardo los trabajos manuales que hacíamos mi hermano y yo.
    Qué difícil es la adolescencia!!! Gracias por compartir esas palabras que nacieron de un mar de sentimientos.

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla! :)
    Es un placer leerte!

    Saludos desde España! ^^

    ResponderEliminar
  4. Es muy boniiito! Escribías muy bien!
    ¿Por qué no te dedicaste a la escritura más adelante? Me hubiera encantado tener algún libro escrito por tí! Jajaja

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Dicen por mi pueblo que nunca es tarde si la dicha es buena, así que siempre puedes retomar esa afición, que por otro lado no se te da nada mal.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola querida amiga
    Me haces acordar a mi historia, yo leí y escribí desde que tengo uso de razón; con la escritura comencé a los 8 años, cuando fui al colegio ya sabía muchas cosas porque mi mamá me había enseñado.

    Después en la adolescencia me sentía morir cuando alguien que yo quería no me miraba, era todo un drama, lloraba... y escribía y escribía...

    Preciosos recuerdos.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Bonita afición la de escribir.
    El poema de adolescente está muy bien. Es verdad que es un poco "dramático", pero también tiene algunos momentos de optimismo, se ve que ya ibas a salir de esa "depresión adolescente".

    Buena semana!

    ResponderEliminar
  8. Que imaginación no???? muyyyyyyyyyyyy bonito, un beso pequeña flor de loto ^_^

    ResponderEliminar
  9. Que curioso... hemos coincidido las dos en el mismo tema pero yo en el dibujo... un beso muy grande cielo ^_^

    ResponderEliminar